SOPA DE CEBOLLA, AJO Y HIERBAS. RECETA MEDICINA.

La sopa de ajo y cebolla es una receta tradicional de origen francés que hemos ido adaptando a necesidades o gustos personales y que es tan sencilla como deliciosa. El hecho de que con muy poquitos ingredientes básicos se pueda disfrutar tanto de un plato, merece una publicación a pesar de ser tan reproducida en nuestras cocinas. La preparo a menudo en épocas frías porque además de sentar muy bien, reconforta y calma. 

En mi cocina, esta sopa se prepara con salvia y tomillo. Además del rico sabor  y de su maravillosa fragancia, con sus propiedades aportan una buena dosis de la medicina que Tierra Madre nos ofrece con su alimento. Te aseguro que el resultado de cocinar en presencia cebollas, ajos y hierbas aromáticas, casi a modo ritual, es sentir muy profundamente la Naturaleza de la que formamos parte, desde la visión de la maga alquimista. Déjate llevar y disfruta!

Salvia_para_sopa

El primer paso para elaborar nuestra sopa de cebolla es preparar un caldo de verduras casero. Para ello, algo que suelo hacer en el día a día y que supone ahorro económico y aprovechamiento máximo del alimento que Natura nos ofrece, es ir congelando todos los restos posibles que en ocasiones se desechan al preparar las comidas diarias. Pieles y extremos de las zanahorias, cebollas y puerros, hojas externas de la col, el pedúnculo de un calabacín o las hojas del apio tienen tanto valor como el resto del alimento. Para crecer cualquiera de ellos de manera orgánica se necesita de un ciclo completo de siembra y cosecha, de tiempo, energía y recursos empleados. Si los guardamos y posteriormente utilizamos, le damos mucho más valor a esa vida que nos nutre.

Para el caldo de esta sopa, he utilizado restos de cebollas, col, apio, puerro, zanahoria y hojas de nabo. Prepáralo con lo que tú tengas en tu hogar, introduciendo las verduras en agua hirviendo con sal marina y dejándolas cocer a fuego medio-bajo de 30 a 45 minutos.

Ingredientes_sopa_ajo_y_cebolla

SOPA DE CEBOLLA, AJO Y HIERBAS. RECETA MEDICINA.

AutorUshuaiaCategoríaSopas y cremas

 6 cebollas
 4 dientes de ajo
 1,50 L de caldo de verduras casero
 1 C de harina de trigo sarraceno
 ½ c de tomillo seco
 4 hojitas de salvia
 Aceite de oliva
 Sal marina

1

Corta la cebolla en juliana. Pon aceite de oliva en una olla de fondo grueso y añade la cebolla y un poco de sal marina. Cocina a fuego alto durante tres minutos, removiendo a menudo. Pasado ese tiempo, verás que la cebolla ha comenzado a expulsar su propia agua. Entonces baja el fuego al mínimo, tapa la olla y cocina unos 40 minutos. Puedes cocinar por más tiempo si te gusta bien caramelizada. Durante ese tiempo, remueve la cebolla de vez en cuando.

2

Normalmente las cebollas expulsan agua suficiente para que no sea necesario añadir más, pero si en algún momento ves que las cebollas se pegan a la olla, añade un poco del caldo de verduras reservado.

3

Pica los dientes de ajo y añade a la olla con las cebollas ya cocinadas. Remueve todo y cocina tres o cuatro minutos más. Ahora introduce la harina de trigo sarraceno y remueve bien durante un minuto.

4

Añade el caldo casero de verduras, el tomillo seco y las hojitas de salvia frescas. Cuando rompa a hervir, tapa la olla y déjalo cocinar durante 30 minutos a fuego bajo. Rectifica de sal si fuera necesario.

Ingredientes

 6 cebollas
 4 dientes de ajo
 1,50 L de caldo de verduras casero
 1 C de harina de trigo sarraceno
 ½ c de tomillo seco
 4 hojitas de salvia
 Aceite de oliva
 Sal marina

Instrucciones

1

Corta la cebolla en juliana. Pon aceite de oliva en una olla de fondo grueso y añade la cebolla y un poco de sal marina. Cocina a fuego alto durante tres minutos, removiendo a menudo. Pasado ese tiempo, verás que la cebolla ha comenzado a expulsar su propia agua. Entonces baja el fuego al mínimo, tapa la olla y cocina unos 40 minutos. Puedes cocinar por más tiempo si te gusta bien caramelizada. Durante ese tiempo, remueve la cebolla de vez en cuando.

3

Pica los dientes de ajo y añade a la olla con las cebollas ya cocinadas. Remueve todo y cocina tres o cuatro minutos más. Ahora introduce la harina de trigo sarraceno y remueve bien durante un minuto.

4

Añade el caldo casero de verduras, el tomillo seco y las hojitas de salvia frescas. Cuando rompa a hervir, tapa la olla y déjalo cocinar durante 30 minutos a fuego bajo. Rectifica de sal si fuera necesario.

SOPA DE CEBOLLA, AJO Y HIERBAS. RECETA MEDICINA.

NOTAS:

 En esta receta se suelen utilizar preferentemente cebollas blancas dulces, aunque puedes mezclar diferentes variedades en función de lo que encuentres en tu comercio de confianza. En este caso, además de cebolla dulce he utilizado cebolla morada y cebolla de Figueras. Incluso a veces también le añado medio puerro picadito. Sea como sea, te va a quedar deliciosa.

  Las hojitas de salvia que no necesites, guárdalas en el congelador envueltas en papel de cocina y dentro de un recipiente hermético. De esta manera, las tendrás siempre que las quieras utilizar en alguna receta y evitamos tener que desecharlas porque no se consumieron a tiempo.

•  Añade sal con precaución si tu caldo de verduras ya la contiene. Siempre puedes rectificar y añadir más tarde. 

 En el momento de servir, para un plus de sabor y nutrientes, puedes espolvorear un poquito de levadura nutricional. O, en su lugar, algo de dukkah. Yo lo preparé moliendo avellanas y sésamo tostados con levadura nutricional, una pizca de albahaca seca y otra pizca de sal, pero puedes adaptarlo a lo que tengas en la despensa.

Preparar esta sopa implica tiempo. No para que estés pendiente constantemente. Puedes hacer otras cosas mientras hierve el caldo o carameliza la cebolla, pero escoge un día en el que puedas dedicar tu atención y energía. Vas a nutrirte del alimento esencial y también vas a hacerlo de la emoción que te acompañe en ese momento. Sea cual sea, es la que vas a imprimir al alimento para después ingerir. Inicia desde un lugar de calma y agradecimiento y déjate sentir. Deseo muy profundamente disfrutes el proceso y te reconforte cuerpo y alma. Esta sopa es verdadera medicina.
Con amor y gratitud.
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on telegram
Share on whatsapp
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *