Opciones de impresión:

ARROZ NERONE, QUINOA, COCO Y GUISANTES

Arroz negro con quinoa, leche de coco y guisantes

Ingredientes para 4 personas:
 190 grs de arroz nerone cocido en caldo de verduras
 120 grs de quinoa cocida en caldo de verduras
 750 ml leche de coco
 sofrito de verduras
 crema de guisantes
 aceite de coco
 zumo de medio limón
 brotes de guisante
 sal
Para el caldo:
 1,50 l de agua filtrada
 ¼ de col
 1 rama de apio
 1 cebolla
 1 puerro
 1 nabo
 1 diente de ajo
 sal
Para el sofrito de verduras:
 1 cebolla
 2 tomates rallados
 1 calabacín
 ¼ de pimiento verde
 1 zanahoria
 sal
 250 ml de caldo de verduras
Para la crema de guisantes:
 160 grs de guisantes (pueden ser congelados)
 60 grs de semillas de girasol crudas
 ralladura de medio limón
 1 cuchara aceite de oliva
 1 cucharilla de levadura nutricional
 sal
 agua o caldo
Para el caldo:
1

Cocina las verduras desde frío, por una hora y a fuego bajo. Añade la sal al final. La sal concentra y lo que queremos es que las verduras suelten todo su sabor en el agua. Cuece el arroz y la quinoa en este caldo. Reserva una taza de caldo para el sofrito de verduras.

Para el sofrito de verduras:
2

Pica las verduras y trabájalas en una sartén con aceite de oliva y sal en este orden: primero la cebolla hasta pochar, después añade el tomate rallado y pasados unos 10 minutos añade el resto de verduras. Ahora cocina todo durante 30 minutos más a fuego bajo. Incorpora una taza (250 ml) de caldo de verduras y cocina 10 minutos más o hasta que se evapore el líquido. Tritura.

Para la crema de guisantes:
3

Hierve los guisantes durante 2 minutos. Tuesta y muele las semillas de girasol hasta hacer harina. Añade a la batidora todo junto con el resto de ingredientes y bate, añadiendo un poco de agua o caldo para facilitar el batido y lograr la textura que te guste. Añade la cantidad de limón y de sal que a ti te resulte agradable. Empieza por menos y ves ajustando según tu preferencia. Reserva en la nevera.

Para el emplatado:
4

Comienza poniendo al fuego una sartén con aceite de coco. Añade el sofrito y calienta un poco. Incorpora el arroz cocido, la quinoa cocida y deja que tome algo de temperatura. añade la leche de coco, primero 500 ml y ves añadiendo si es necesario. Deja reducir hasta obtener una textura cremosa que te recuerde al risotto. Pon a punto de sal y finaliza con un poco de zumo de limón. Remueve, sirve y decora con unos puntos de crema de guisante y con brotes.