Opciones de impresión:

CREMA DE SETAS, AVELLANAS Y AROMÁTICAS

Para la crema:
 2 puerros
 4 dientes de ajo
 150 g de champiñón blanco
 150 g de champiñón portobello
 30 g de shiitake deshidratado
 1 l de caldo de verduras casero
 4 hojitas de salvia fresca
 1 cucharadita de tomillo seco
 sal
 pimienta
 aceite de oliva
 un puñadito de avellanas para decorar el plato
 leche cremosa de avellanas casera
Para la leche cremosa de avellanas:
 ½ T de avellanas tostadas (unos 130 g)
 1 T de agua (250 ml)
1

Pon a hidratar las shiitake en un vaso de agua hirviendo.

2

Prepara la leche de avellanas. Para ello, pon en el vaso de la batidora las avellanas junto con la taza de agua y bate a máxima potencia. Obtendrás una bebida muy cremosa debido a la poca cantidad de agua. Si tu batidora es potente, no es necesario filtrar. Si no, valora si colarla con una bolsa de leches vegetales o con un chino.

3

Pica los puerros, las setas y los ajos.

4

Calienta una o dos cucharadas de aceite de oliva en una olla y añade el puerro picado con una pizca de sal. Póchalo unos diez minutos a fuego medio-bajo. Incorpora el ajo y cocina un par de minutos más.

5

Añade las setas frescas, los shiitakes escurridos (reserva el agua del hidratado para después), las hojas de salvia, el tomillo, pimienta y sal. Sube un poco el fuego y cocina diez minutos.

6

Ahora, si te apetece, retira de la olla un puñadito de setas para decorar después el plato.

7

Incorpora todos los líquidos. Comienza por 750 ml de caldo de verduras (reserva el resto para añadir al final sólo si ves que queda demasiado espeso). Añade el agua del remojo de los shiitakes, la leche de avellanas y tapa la olla. Cuando arranque el hervor, baja el fuego y déjalo cocer durante diez minutos.

8

Añade más caldo si lo necesita, rectifica de sal y pimienta. Tritura, sirve y decora con los champiñones reservados, hierbas aromáticas y trocitos de avellana picada.